fbpx

¿Tu competencia es desleal? –Conoce cómo te podemos ayudar si tu negocio es víctima de la competencia ilícita

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En los negocios, no todo vale. Y esto no es una frase hecha, sino una verdad que se desprende de la Ley 29/2009 del derecho mercantil. Si bien a veces los límites entre una competencia cruenta y una que navega por los mares de lo ilícito no es tan fácil de diferenciar, la ley es muy clara al respecto acerca de lo que no está permitido hacer a la hora de sobresalir ante la competencia. Descubre qué acciones están prohibidas cuando se trata de quedarte con los clientes de otras empresas.

¿En qué consiste la competencia desleal?

También conocida como competencia ilícita, la competencia desleal consiste en todo comportamiento que se escape a la buena fe para perseguir el propósito de incitar a las personas a comprar un producto determinado de forma tal que la libre elección del comprador resulte afectada de forma negativa para inclinarse a favor de elegir el producto o servicio en cuestión. A los efectos de hablar de competencia desleal, se hace uso de una serie de elementos objetivos de estudio.

La Ley 29/2009 es la encargada de restringir las acciones que una empresa puede llevar a cabo para publicitar sus productos y servicios sin vulnerar los derechos de su competencia. Dicha ley surge con el propósito de proteger tanto a los comerciantes como a los compradores de las acciones que se enmarquen dentro de la competencia ilícita.

Entonces, ¿qué acciones en concreto se encuentran estipuladas dentro de la competencia ilícita o desleal? Las que detallamos a continuación:

Actos de confusión y engaño

Cualquier información falsa, o incluso verdadera pero que induzca al error de quienes la reciben con el fin de hacerse con un beneficio económico, está enmarcada dentro de la competencia ilícita.

A su vez, las acciones que se lleven a cabo dentro del terreno de la libre competencia que persigan el fin de crear confusión acerca de empresas de la competencia, también entran dentro de la categorización de competencia desleal.

Actos de imitación o denigración hacia la competencia

Se considera competencia desleal proporcionar información no veraz para comparar nuestro producto con el de la competencia. Por ejemplo, lanzar una publicidad en la que se diga que nuestra soda contiene menos azúcar que la de la competencia, de la cual especificamos el nombre, se considera competencia desleal si la información no es verdadera.

Con respecto a la imitación de un producto, esta está permitida siempre y cuando no resulte utilizada con el fin de menospreciar la reputación o las acciones de la competencia para darse a conocer y vender sus propios productos.

Conceptos relacionados con la religión

La ley prohíbe la utilización de conceptos vinculados a la religión, a las creencias y a la ideología, así como también a la vida privada, que persigan en fin de competir en el mercado.

Actos de engaño

Queda prohibido llevar a cabo actos destinados a engañar o a confundir al consumidor a través de actos comerciales que utilicen la mentira o que lleven a cabo asociaciones entre marcas basadas en información no veraz.

Exhortaciones y amenazas

Se considera competencia desleal la utilización de menores de edad que exhorten a sus adultos a cargo a comprarles el producto. Por otra parte, también lo es amenazar al consumidor con cerrar la empresa si este no compra los productos que la organización ofrece.

Acciones que puedes solicitar si tu competencia es desleal

Si has identificado una o más acciones de tu competencia como desleales, esto es lo que podemos hacer por ti:

  • Declaración de deslealtad
  • Solicitud de cese de las acciones y de la conducta de competencia desleal
  • Obligar a la competencia a revertir los efectos derivados de tales conductas
  • Resarcimiento de los daños y perjuicios que como empresa hayas recibido

Tu competencia estará obligada por ley a rectificar cualquier dato falso acerca de tu empresa o de tus productos que haya hecho público con el fin de vender más y llevar a que los consumidores te compren menos a ti. Asimismo, si hubieres sufrido perjuicios de cualquier tipo, quedará obligada a compensarte al respecto.

Si tu competencia ha incurrido en acciones de competencia desleal, no lo dejes pasar. Tienes a la ley de tu lado para que todo vuelva al minuto cero. ¡Úsala! Contáctanos para que volvamos a poner las cosas en tu lugar.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Puedes cambiar la configuración de tu navegador u obtener más información aquí.