Logo Despacho Calero

Los diferentes tipos de sociedades y sus características.

El Derecho mercantil regula los distintos tipos de sociedades que pueden crearse, de acuerdo con las distintas necesidades que pueda tener una empresa. A continuación, las características más destacadas, de acuerdo con la opinión de los abogados en Murcia.

Tipos:

  • Sociedad limitada laboral. La utilizada por autónomos y pequeños empresarios, limitando la responsabilidad al capital que han aportado. Puede constituirse con un único socio y un capital inicial de 3.000 euros.

  • Sociedad anónima. Todos los socios son parte de ella, por su participación en el capital social (por títulos o acciones). No se responde personalmente de las deudas, solo lo hacen por el capital aportado. El importe mínimo para constituirla es 60.121 euros. Puede constituirse con un único socio.

  • Sociedad de responsabilidad limitada. Son las recomendadas por los abogados en Murcia, pues destacan por la facilidad y rapidez con la que pueden crearse; además, la responsabilidad es limitada a lo aportado. Necesitan únicamente de un socio para su constitución y un capital social inicial de 3.050 euros. Muy adecuada para sociedades familiares

  • Sociedad cooperativa. El derecho mercantil también permite la creación de estas sociedades, que requieren de al menos 2 socios para su constitución y no necesitan de capital social mínimo.

  • Sociedad anónima laboral. Para crear este tipo de sociedad los trabajadores han de contar con el 51%, como mínimo, de las participaciones. Ninguno de ellos puede poseer más de un tercio del capital, que debe ser de 60.101 euros y su constitución requiere de 3 socios.
    Es importante tener claro qué tipo de sociedad es la más adecuada en el momento de crear una empresa, pues la elección de una u otra tiene diferentes ventajas e inconvenientes. La responsabilidad futura frente a terceros puede ser crucial en el momento de la elección y puede determinar si el patrimonio personal quedará protegido o, por el contrario, estará expuesto ante las deudas.

Pasos a seguir tras la extinción de tu relación laboral.

Cuando un trabajador acaba una relación laboral con una empresa (sea por vía extinción de relación laboral por fin de contrato temporal o por vía despido) tiene una serie de derechos (a indemnización, a finiquito y a solicitar subsidio de desempleo si ha cotizado una serie de meses, entre otros) pero también algunos deberes.

Deberes del ex-empleado

Lo primero que debes saber es que el ya ex-empleado no puede utilizar las bases de datos propiedad de la empresa ni llamar personalmente a los clientes, proveedores o asociados una vez ya no pertenece a ella. Sin embargo, debe quedar claro este punto al inicio de la relación laboral, puesto que existen ciertas exenciones en el caso de trabajadores autónomos que colaboran con la empresa principal (y para lo cual deberán acordar a quién pertenecen los datos de los nuevos clientes que el autónomo consiga).

Igualmente, el ex-trabajador no podrá tampoco utilizar estas bases de datos para, al abrir una nueva empresa, tener una potente base inicial sobre la que acceder a sus primeros clientes y obtener así sus primeros contratos. Ten en cuenta que, según la sentencia EDJ/182887 dictada en el año 2013 y que crea jurisprudencia, un caso así supondría una flagrante violación de la libertad comercial y de la propia Ley de Derechos de Autor, puesto que según el Tribunal Constitucional la empresa es la total propietaria y supervisora de todos sus sistemas informáticos (lo que protege sus derechos desde los documentos a las nubes de datos compartidos, pasando también por los correos electrónicos profesionales de los empleados).

En definitiva, cuando una relación laboral finaliza, el ex-empleado debe tener claro que, a no ser que previamente a su entrada en la empresa los términos contractuales fuesen distintos, no podrá utilizar sus para beneficiarse de un futuro negocio personal. Recuerda que esto conllevaría a una competencia desleal penada por la ley.

Derecho laboral ante un despido.

Tanto en el caso de un despido disciplinario como en uno motivado por causas objetivas, la empresa debe comunicar la decisión al trabajador a través de mensaje escrito. Este formalismo también debe seguirse en un despido en el que se comunica al trabajador la fecha final de su contrato temporal.

En ese momento, la persona que recibe la noticia suele sentirse desorientada sobre los pasos que debe dar al respecto. En Despacho Calero ofrecemos servicio de abogados en Murcia expertos derecho laboral. A continuación, informamos sobre cuáles son los derechos que tiene cualquier profesional en una situación de este tipo para que defienda sus intereses.

Puntos clave en el momento del despido:

1. El empleado tiene derecho a solicitar carta de despido. Una empresa no puede despedir verbalmente a un trabajador. Incluso cuando el trabajador reciba la noticia de este modo, debe presentarse al día siguiente en su puesto de trabajo. En la carta deben quedar formalizados detalles importantes como la causa, quedando constancia de la fecha del último día de trabajo.

2. La empresa debe facilitar al trabajador el certificado de empresa y los correspondientes documentos de cotización necesarios para solicitar la prestación por desempleo, aunque en muchos casos este proceso se hace telemáticamente a la Administración.

3. El finiquito es un documento en el que consta la liquidación con las cantidades que la empresa debe abonar al trabajador. Entre ellas, vacaciones que el empleado no ha disfrutado pero que ha generado. Y sueldo del mes de despido.
   Causas de despido

Las causas de un despido objetivo pueden ser la acumulación de pérdidas económicas, modificaciones en el nivel de producción o cambios en la estructura de la organización.

Un despido disciplinario es aquel en el que el trabajador ha cometido faltas graves, por ejemplo, ausencias continuadas sin justificar o falta de puntualidad constante. A diferencia del anterior, este despido no incluye derecho a indemnización.

¿En qué se distinguen una denuncia y querella?.

Contar con nuestro asesoramiento especializado de abogados en Murcia para los procedimientos de querellas y denuncias resulta fundamental, pues aportamos los conocimientos técnicos pertinentes.

Cualquier denuncia resulta gratuita, mientras que la interposición de una querella requiere pagar al intervenir obligatoriamente un procurador y un abogado en nombre del cliente. Un denunciante puede, incluso, abrir un procedimiento que no le ataña directamente y, salvo excepciones, está obligado a ello, ya que con este fin se persiguen actividades delictivas. Sin embargo, no podrá formar parte, de inicio, de este. Por su parte, el querellante actúa en nombre propio defendiendo sus derechos, por lo que forma parte de la acusación particular. 

Las querellas, por otro lado, cuentan con mayores posibilidades de prosperar en una investigación. En las denuncias, al no formar quien la formuló parte de la acusación y tener que esperar el beneplácito del fiscal, resulta más complicada y farragosa la aprobación. No obstante, en caso de que progresen, el denunciante pasa a integrar la acusación, momento procesal en el que desaparecen las diferencias con la querella. 

Fases de una denuncia

1. Se realiza una formulación de palabra o por escrito (personalmente o mediante un representante con poderes) ante el funcionario oportuno. No es preciso dirigirla contra una persona concreta.

2. Se entrega el resguardo de la denuncia. El denunciante no podrá apartarse del proceso.

3. Se procede a comprobar la veracidad de los hechos denunciados.

Pasos de una querella

1. Se formula por escrito con intervención de procurador y abogado, un juez o un tribunal de remisión. Se recogen los datos del querellante (con firma) y del querellado, se describen los hechos y se solicitan las diligencias, las medidas cautelares, los documentos y las pruebas.

2. Se celebran diligencias urgentes.

Aconsejamos ampliar esta información en Despacho Calero, donde estaremos encantados de resolver cualquier duda ante la exposición de su caso.

Cómo gestionar herencias tras un fallecimiento.

Tras la muerte de un familiar, a pesar del dolor que experimentamos con la pérdida, nos vemos obligados a realizar trámites administrativos inevitables, como la gestión de herencias. Para facilitar algo que en tales momentos puede resultar abrumador, ofrecemos aquí una lista de los pasos generales a seguir en tales casos:

1. Solicitaremos un certificado literal de defunción. Este nos puede ser necesario en el próximo paso. Lo podemos conseguir en el Registro Civil de la población de residencia de la persona fallecida, pero no antes de pasados 15 días del fallecimiento.

2. Solicitaremos el Certificado de Últimas Voluntades usando el certificado de defunción obtenido en el paso anterior. Podemos conseguirlo en el Registro de Actos de Última Voluntad. Mediante este documento sabremos si el fallecido otorgó testamento y, en caso de haberlo hecho, a través de qué notario.

3. Si el fallecido no hizo testamento estaremos ante una herencia “Ab Intestato”, es decir, Intestada, y necesitaremos que un notario o un juez hagan la declaración de herederos.

4. Si, por el contrario, existe un testamento, deberemos solicitar una copia autorizada de este al notario que lo redactó, adjuntando los documentos citados en los puntos 1 y 2.

5. Redactaremos el cuaderno particional con los datos de los herederos, los bienes y otras informaciones. Dada su complejidad, este documento debe ser redactado por abogados especialistas en sucesiones.

6. Se pagará el derecho de sucesiones correspondiente al volumen de la herencia y a la normativa vigente en el momento en que se realice la gestión.

7. Se procederá a la entrega y reparto de bienes a quien corresponda según la declaración de herencia o el testamento del finado.

Si a pesar de esta pequeña guía para realizar los trámites aún tuviera dudas, en nuestro bufete de abogados en Murcia estaremos encantados de asesorarle por lo que no debe dudar en contactar con nosotros.

 
Cita previa online
 

 

Puedes localizarnos en: 

Calle Gran Vía Escultor Salzillo, 8
     Escalera 2, 4º izquierda
     30004 Murcia - España

968 347 119    968 346 474

secretaria@despachocalero.com

Síguenos en redes sociales:

  LinkedIn    Twitter

  Facebook    Google+

Estamos al servicio de la justicia desde 1976
Copyright © 2015-2018 Despacho Calero.